¡Bienvenidos!

¡Bienvenidos! Este espacio ha sido creado para compartir artículos e información relacionada a la Profesión de la Consejería en Puerto Rico. Proveer a las personas información para su desarrollo y crecimiento personal.
Para contactos y citas favor llamar: (787) 451-1482 / 451-1498

jueves, 5 de enero de 2017

En búsqueda de sentido



En búsqueda de sentido


“¡Tarde te amé!...
Y tú estabas dentro de mí y yo afuera,
y así por fuera te buscaba…
… sobre estas cosas hermosas que tú creaste.
Tú estabas conmigo, mas yo no estaba contigo…
y ahora siento hambre y sed de ti, Dios.”
San Agustín



            Resulta interesante comenzar de esta manera este artículo, pero así como San Agustín descubrió el Amor (descubrió a Dios) “tarde” en su vida, sucede que muchas cosas bellas llegan a nuestras manos en etapas que menos esperábamos. La realidad es que las cosas llegan justo en el momento de Dios y no en el nuestro, en ese instante en que sabremos valorarlas o estamos capacitados para recibirlas. Cuando renunciamos a nuestros planes y nos abrimos a la novedad de los “imprevistos”. Cuando dejamos de calcular y proyectar el futuro y damos paso a lo que tiene que decirnos la realidad que nos rodea.
En más de una ocasión he escuchado decir a mis clientes que les gustaría tener la energía y el vigor de su juventud, pero con la experiencia y sabiduría que posee hoy. Esto es expresado con cierto aire de melancolía, como si la vida se le hubiera ido muy aprisa o solo los años mozos fueran los verdaderamente productivos. Lo cierto es que las cosas bellas llegarán siempre, cada etapa de nuestras vidas, si es bien vivida, puede ayudarnos a ser mejores personas, a crecer a madurar. Lo que hoy tienes es las manos, la belleza que descubres en ello es porque llegó en el momento justo, en el momento en que estabas preparado para recibirlo. Ahora te corresponde conservarlo o incluso hacer que fructifique. Cada etapa, cada momento encierra un misterio que todos estamos llamados a descubrir. Este proceso es llamado por Vicktor Frank como la búsqueda de sentido.
Los teóricos humanistas establecen que el ser humano es libre, responsable, capaz de auto-determinarse e incluso de trascender. Esto significa que cada uno tiene la capacidad de escoger aquello que desea ser en determinado momento de su vida. Esa elección le lleva a descubrirse a sí mismo, a descubrir lo que le apasiona y una vez realizado, se llega a experimentar tal gratificación por todo lo que se siente capaz de ser o hacer que no tiene necesidad de otras gratificaciones. Esas escogidas determinan lo que somos, pero no se cierran en nosotros. Esas escogidas nos permiten miran alrededor para darnos cuenta de que no estamos solos en el mundo, incluso nos llevan a descubrir a Dios presente en nuestra historia. Aquello que estamos llamados a ser o hacer ya ha sido puesto en el corazón desde siempre, solo que algunos nos toma un poco más de tiempo descubrirlo.
A cada uno le corresponde asumir la responsabilidad de desarrollar ese potencial que llevamos dentro, lo que nos hace únicos, irrepetibles y especiales. Descubrir el talento y potenciarlo, para luego ofrecerlo a otros con gratuidad. Solo desde la realización de aquello que somos, de lo que estamos llamados a seremos felices. Y solo desde la felicidad experimentaremos la libertad de ser nosotros mismos y de donarnos a los demás, seremos capaces de amar. Sentirnos realizados nos da plenitud y esta puede alcanzarse a través de las diversas etapas de vida.
Cuantas cosas parece que llegan tarde, pero no es así. Llegan cuando tenían que llegar. Nuestro trabajo como consejeros es precisamente ayudar a nuestros clientes a descubrir y potenciar esos talentos que les permitan auto realizarse. Animarlos a tener el coraje de tomar decisiones basadas en sus propios valores y criterios y ofrecerles orientación sobre las alternativas que tienen a disposición para cada uno de sus problemas. En el ejercicio de mi profesión como Consejera he aprendido a encontrarle sentido a mi propia existencia que es la de escuchar las historias y experiencias de mis clientes para servirles de espejo en la búsqueda de su propio ser.
¡Tarde te amé!... Tú estabas conmigo,…
y ahora siento hambre y sed de ti, Dios mío.”

Santa Sánchez Rivera, Consejera Profesional Licenciada

1 comentario:

  1. Finalmente encontré el camino hacia lo que me apasiona: escribir!!!!

    ResponderEliminar